martes, 27 de enero de 2009

La Promesa de Dios Para Israel

Aunque Israel ha tenido que sufrir grandemente y es menospreciado y abatido, Dios ha prometido por medio de sus profetas bendecirlo y ponerlo por encima de todas las otras naciones de la tierra.

Miremos por ejemplo el profeta Isaías cuando escribió:

Isaías 60:

14 Y vendrán a ti humilladoslos hijos de los que te afligieron,  y a las plantas de tus pies se encorvarán todos los que te despreciaban,  y te llamarán "Ciudad de Jehová",  "Sión del Santo de Israel".
15 En vez de estar abandonada y aborrecida, tanto que nadie transitaba por ti, haré que tengas renombre eterno, que seas el gozo de todas las generaciones.

16 Por amor de Sión no callaré y por amor de Jerusalénno descansaré, hasta que salga como un resplandorsu justicia y su salvación se encienda como una antorcha.

Isaías 62:

2 Entonces verán las naciones tu justicia y todos los reyes tu gloria; y te será puesto un nombre nuevo, que la boca de Jehová te pondrá.
3 Y serás corona de gloriaen la mano de Jehová y diadema de realeza en la manodel Dios tuyo.
4 Nunca más te llamarán "Desamparada",  ni tu tierra se dirá más "Desolada";  sino que serás llamada Hefzi-bá,  y tu tierra, Beula; porque el amor de Jehová estará contigo y tu tierra será desposada.
En Isaías vemos el própostio glorioso que Dios tiene para su pueblo Israel, pero el profeta también dice:
6 Sobre tus muros, Jerusalén, he puesto guardas que no callarán ni de día ni de noche. ¡Los que os acordáis de Jehová, no descanséis

7 ni le deis tregua, hasta que restablezca a Jerusalén y la ponga por alabanza en la tierra!
Los guardas, o centinelas, son los que oran por Jerusalén día y noche. Una versión en inglés del versículo 6 dice: ellos (los centinelas) orarán día y noche, continuamente. No descansen, todos los que oran al Señor. 7 Hasta que el Señor complete su obra.
Cuan importante es como pueblo de Dios, orar por Israel y constantemente reclamar estas promesas de Dios porque cuando esto se cumpla, vendrá Jesús a salvar a su nación y establecerá su reino en la tierra!
11 He aquí, Jehová lo hizo oir hasta lo último de la tierra: «Decid a la hija de Sión que ya viene su Salvador; he aquí su recompensa con él y delante de él su obra».
12 Y los llamarán Pueblo Santo, Redimidos de Jehová. Y a ti te llamarán Ciudad Deseada,
No desamparada.